Método para fundir y mezclar

 

Este sencillo método resulta muy útil para preparar pasteles jugosos.

 

 

 

 

 
Coloca todos los ingredientes que deban mezclarse en un cazo.

 

 

 

 

 
Calienta a fuego lento y remueve hasta que la mantequilla se haya fundido y los ingredientes estén bien mezclados.

 

 

 

 

 
Retira la mezcla derretida del fuego, déjala enfriar un poco y agrega los ingredientes sólidos.

 

 

 

 

 
Incorpora los huevos, de uno en uno, y bate rápidamente para que se mezclen con la masa. Vierte la mezcla inmediatamente en el molde y hornéala.